Una chapuza a cambio de sexo

Desde que se jubiló el abuelo de esta rubia se dedica a hacer chapuzas, siempre fue un hombre muy activo y eso de estar en el hogar del jubilado jugando al dominó como que no va con él. Su nieta vive sola en un piso muy bien y cada dos por tres se le estropea algo: si no se le rompe la lavadora es la televisión, y si no, las cañerías. Precisamente aquel día el viejo no solo le desatasco las tuberías de la cocina, también hizo lo propio con las de su coño…

abuelo y nieta