Que pesado te pones hijo

Cuando tenemos muchas ganas de follar, cosa que sucede casi siempre, los tíos nos cegamos y nos ponemos muy burros y hasta que no conseguimos meterla en caliente no paramos. La verdad es que no tenemos grandes preferencias y tanto nos da una vieja como una jovencita, la carne es débil y hay que buscarse la vida como sea.

madre e hijo