Mirando a mi hermana con otros ojos

De buenas a primeras uno no piensa en su hermana mientras se pajea, pero oye, cuando estás en pleno calentón tampoco le vas a hacer ascos a una mano ajena. A este tipo le sorprendió bastante que su hermanastra le agarrara la polla con tanta cara dura, cualquiera diría que llevaba tiempo planeándolo. Como para fiarse de estas zorras…

hermanas