Mi tía se dedica a la prostitución

Este joven no necesita pensar mucho cuando quiere echar un polvo porque no tiene más que acercarse a casa de su tía que está a dos manzanas de la suya. La mujer se dedica a la prostitución y normalmente hace precios especiales a todos sus familiares. Antes de gastarse el dinero en otras putas, el chico prefiere hacerlo con su tía que sabe que está bien buena y así el beneficio queda en casa.

tia y sobrino