Mi tía se dedica a la prostitución

Desde que un amigo de este chico le contó de que su tía se dedicaba a la prostitución (se la encontró una noche en un puticlub), no deja de hacerle varias visitas a la semana. En un principio todo iba normal, pero cuando le confesó que sabía que era puta todo cambió. Ahora ni ella tiene que seguir ocultando cuál es su trabajo, ni él tiene que reprimir sus ansias de follársela.

tia y sobrino