Le recibe su cuñada con poca ropa

Este tío no ha podido tener mejor recibimiento que el que le ha ofrecido la zorra de su cuñada cuando ha ido a hacerle una visita rutinaria. Los dos sabían que este momento iba a llegar así que mejor dar el paso cuanto antes porque de lo contrario la tensión sexual habría acabado con los testículos de uno y con la paciencia de la otra. Ahora viene el segundo dilema, ¿siguen viéndose a escondidas o confiesan su infidelidad a sus parejas para poder estar juntos?.

cuñadas