Encuentro furtivo con mi cuñada en el baño

Al fin mi cuñada y yo hemos dado carpetazo a la fuerte atracción sexual que nos une con un tremendo polvazo en el cuarto de baño de su casa. Hemos aprovechado un momento de confusión en la comida familiar para despistarnos y encerrarnos el tiempo suficiente en el aseo para meternos una follada que llevábamos tiempo esperando. Por cierto y antes de que digáis nada, yo también me pregunto qué cojones hace un teléfono al lado del trono en el cuarto de baño.

cuñadas