Aun me sigo duchando con mi hermana

Cuando éramos jovencitos, mi madre nos hacía a mi hermana y a mí ducharnos juntos supuestamente para ahorrar agua y era algo de lo que nos quejábamos continuamente. Con el paso de los años esa es una costumbre que no hemos perdido, aunque ahora nuestras duchas son un poco más «íntimas» que antes y no las supervisa nuestra madre porque nos da reparo que nos vea follar juntos.

hermanas