Acaba dentro, te lo ruego

Una de las cosas que más nos excita a los hombres es corrernos dentro de una mujer, pero si ellas te suplican y te ruegan encarecidamente que lo hagas, la excitación se incrementa considerablemente. Aunque ya ha pasado los 30 y se puede considerar una madurita, esta sobrina no ha perdido un ápice de su atractivo y el cabrón de su tío es el que se la anda comiendo últimamente, desde luego estas Navidades habrá pasado de todo menos hambre…

tio y sobrina